Spread the love

A medida que entramos en la era de Intralogística 4.0, el proceso de fabricación aditiva o impresión 3D como se le llama comúnmente, madurará y el precio de la tecnología disminuirá.

A medida que lo haga, agregará una nueva dimensión al proceso de cumplimiento de pedidos en el centro de distribución que proporcionará ventajas estratégicas a los minoristas omnicanal que enfrentan demandas crecientes de personalización masiva de pedidos de comercio electrónico.

Los minoristas recurrirán a la impresión 3D en el centro de distribución para hacer y personalizar bienes de consumo que sean exclusivos de las especificaciones del comprador.

Las impresoras 3D fusionan materiales para construir un objeto de acuerdo con un plano virtual.

La fabricación aditiva es un proceso más rápido para manufacturar bienes que la fabricación tradicional que implica forjar, fresar y cortar piezas para ensamblar en un producto.

Resultado de imagen para impresora 3d

Debido a que la impresión 3D permite la producción rápida de artículos únicos, es ideal para lo que se denomina aplazamiento de fabricación, un proceso en el que los productos se fabrican después de recibir un pedido.

El aplazamiento de la fabricación mediante la impresión 3D probablemente ocurrirá en centro de distribución porque allí se puede combinar con las operaciones de la almacenadora que es: almacenaje, empaque y envío de una empresa.

Las empresas fabricarán los productos en el acto con la impresora 3D o almacenarán productos “sencillos o básicos” que se pueden mejorar y personalizar mediante la fabricación aditiva.

Este proceso de aplazamiento de fabricación en el centro de distribución en lugar de manufacturar en una fábrica puede parecer un concepto nuevo, pero no es una práctica nueva en la cadena de suministro.

Dell Computer lo hizo hace años cuando configuró las computadoras según las especificaciones del comprador en el almacén en lugar de en la fábrica.

Al recibir un pedido del cliente, Dell compondría componentes como memoria, discos duros, tarjetas de red y monitor antes de enviarlos al cliente.

La confluencia del comercio electrónico y la personalización masiva, dos tendencias macroeconómicas clave que impulsan la 4ta Revolución Industrial y la Intralogística 4.0, estimularán la práctica de usar impresoras 3D en centro de distribución para fabricar productos únicos.

Como las operaciones de centro de distribución tendrán que tener en cuenta el tiempo requerido para fabricar o personalizar un producto en el proceso de cumplimiento de pedidos, los minoristas deberán encontrar nuevas formas de aumentar la eficiencia de cumplimiento.

El almacenamiento y la recuperación automatizados combinados con un enfoque de cumplimiento de bienes a persona serán cada vez más cruciales para garantizar que se puedan cumplir las demandas de entrega del cliente.

Al acelerar el tiempo requerido para entregar una SKU básica o una directamente donde el técnico de la impresora 3D realice la personalización de los productos en existencia en productos personalizados.

Resultado de imagen para almacenamiento de productos de plastico

De esta forma el centro de distribución tendrá una ventaja estratégica para garantizar que se cumplan las expectativas de entrega del cliente.

Dado que en muchos casos un pedido de un cliente puede consistir en productos personalizados y listos para usar, el centro de distribución también requerirá un software rico en algoritmos para organizar un rendimiento rápido y unir los artículos en un solo envío para una entrega rápida.

La inclusión de la impresión en 3D en el centro de distribución Intralogística 4.0 convertirá las operaciones de CC de una operación de “recoger, embalar y enviar” a una operación de “impresión en 3D, recoger, embalar y enviar”.

Video tomado de Vimeo | Link de apoyo tomado de LogísticaMX