Cuando conocía a la familia de mi novio.

admin Uncategorized

En esta ocasión les quiero contar de la vez que conocí a los papás de mí en ese entonces novio.

Él y yo teníamos tres semanas de andar y aunque le había platicado a su familia de mí, todavía no me habían conocido, resultó que iban a hacer una cena familiar por algún festejo y me habían invitado. Era mi primer novio formal y no tenía ni idea de que hacer.

Mi mamá me dijo que no me preocupara tanto que seguro les iba a caer muy bien. Debía de elegir ropa para ir pero no significaba que fuera formal, me sentía muy nerviosa así que decidí que debía ponerme algo que me hiciera sentir cómoda para contrarrestar lo que sentía. Fui al Wal-Mart para ver que encontraba y en el departamento de niño (donde están los mejores diseños de playeras) vi una hermosa playera de Star Wars donde estaban distribuidos en la playera con colores y había personajes como: Yoda, Han Solo, Chewbacca, Princesa Leía entre otros, junto con mis pantalones morados de mezclilla y mis tenis de siempre no iba a haber problema.

Vídeo: YouTube

Él pasó por mí en la noche, yo estaba mega nerviosa tanto que me puse una chamarra morada muy abrigadora que en cierta forma me hacía sentir segura, me tomó de la mano y caminamos a su casa.

Era de noche cuando llegamos, las calles eran grises y las luces de los postes amarillas así que se veía un poco creepy , debido a mi ansiedad le pregunté detalles aparentemente sin importancia como “¿y qué vamos a comer?” “¿Si le dijiste a tu mamá que odio la cebolla?” él se veía muy tranquilo pero a mi hasta me estaban sudando las manos.

(Información extraída desde: WOBI y Mente sana )

Supongo que por la dinámica social la novia le debe de tener miedo a la madre pero traté de quitarme ese pensamiento estúpido, era la primera vez que iba a su casa, era una privada con tres casas, el zaguán era de color blanco metálico, cuando se acercó su perrita empezó a ladrar, estaba emocionada al verlo.

Aunque pareciera perjudicial cuando entré y la perrita me recibió me sentí más tranquila aunque ahora mi pantalón estaba lleno de baba y pelo, al final del patio estaba un joven gordo de ojos claros que si mis notas sobre su familia me fallaban era su hermano.

Se apresuró a saludarme y como mi novio era un muy mal presentador, tuvimos que hacerlo nosotros. Luego entramos a su casa y ahí estaba su mamá una señora bajita y arrugada con cabello rizado que estaba sirviendo agua fresca. Le dio gusto verme y me saludó. En la sala estaba un señor serio de tez blanca con cabello tipo Benito Juárez era su papá que leía una revista con la portada de Martha Rogers.

A veces cuando hablaba con él me daba la impresión de que su papá no lo quería o que estaba muerto pero era porque no se llevaban bien, en la sala había fotos de él y sus hermanos pequeños ahí me confesó que le decían manzanita porque era muy cachetón y con la piel sensible cualquier cosa hacía que sus mejillas se tornaran rosadas.

Subí a su cuarto con cuidado aunque no sé porque dejan que las personas desconocidas pasen antes si no conocemos el maldito lugar… pero bueno tenía un poster de Star Wars y un librero con muchas naves de legos con los personajes aprecié mucho porque sabía que eran importantes para él.

Después bajamos al patio y había más gente, me presentó a sus primos, sus tías, sus sobrinas, su cuñado y un montón de personas que literal habían salido de las rocas, no hablé mucho por los nervios y comimos mucho en platos desechables. No fue una experiencia desagradable pero creo que los nervios son muy malos consejeros y no hay que seguirlos. Al final todos somos personas.

Lee más en WOBI 

You May Also Like..

Contribuyendo a que los muebles escolares apoyen el proceso de aprendizaje de los estudiantes

Para aprender cualquier cosa son básicos los elementos que se requieren, podemos llegar a algo tan básico como un libro, […]

¿Qué le pasa al Chelsea cuando juega contra el Barcelona?

Aproveché que nos dieron el día libre en mi empresa de diseño de estructuras metálicas y me fui con unos […]

Cartas de desamor.

-Ya no quiero hacer nada- dijo Elvira al mismo tiempo que se tumbaba en la cama -¡Ándale! – Le dijo […]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *