El gatito adoptado

admin Uncategorized

Yo vivo en la Ciudad de México y me encanta caminar. Es un excelente ejercicio, me distraigo y la mayoría de las veces el paisaje tiene su encanto eso sin mencionar que conozco nuevos lugares y descubro hermosos parques e iglesias.

En una ocasión fui caminando al metro, me puse uno de mis audífonos y reproduje uno de mis álbumes favoritos, empecé con buen ritmo y mis pasos iban al ritmo de la melodía. Hay un lugar donde me gusta pasar porque hay mucha vegetación y bastantes vecinos salen a pasear a sus hermosas mascotas.

Hubo un momento que me paré a abrochar mi agujeta a lo lejos alcancé a escuchar a un gato, pero no lograba verlo y se escuchaba cerca, me tardé unos segundos en darme cuenta de que estaba en una caja. Era un bonito gato con motitas de colores, pequeño y a juzgar por sus maullidos hambriento y un poco asustado.

Traté de alcanzarlo pero comenzó a huir, no lo pensé dos veces e hice lo posible por alcanzarlo, hubo un punto donde se metió en parte de una construcción, se quedó unos segundos muy cerca de las flejadoras no les voy a mentir pensaba que en cualquier momento iba a seguir huyendo y no habría poder humano que me ayudara a atraparlo.

De verdad que era muy pequeño porque tenía la intención de meterse a un tubo de la construcción, se escuchó un ruido de la construcción por lo que el gatito rápidamente corrió a salirse de esa zona, no lo perdí de vista y por fortuna corrió a mi dirección traté de no ser muy obvia con mis intenciones de atraparlo.

Corrió a lado de mí y en ese momento lo atrapé con mi chamarra, aun  así el pequeño estaba muy incómodo y sacaba sus pequeñas garritas queriendo irse, no lo iba a dejar porque si lo hacía lo perdería de vista.

Lo vi unos momentos y no pude evitar encariñarme con él, era muy pequeño, sus ojos eran azules se notaba que lo habían abandonado pues estaba sano y sus colmillos estaban blancos y fuertes. Ya que estaba en mis brazos comencé apenas a pensar que iba a hacer con él. Yo quería adoptarlo pero a mi mamá no se le convence tan fácil aunque tampoco lo iba a dejar ahí a su suerte.

Fui a la tienda a comprarle croquetas y le puse agua al principio desconfió de mi pero creo que es normal, con ruiditos y movimientos sutiles de mano, el gatito comió y se veía que tenía hambre.

Yo por mi parte seguía pensando que le iba a decir a mi mamá para que me aceptara con todo y gato. Decidí mandarle una foto no tenía que ser tan elaborada, el gato ya era bonito desde el principio respondió diciendo que estaba lindo entonces use de pretexto eso para preguntarle si lo podía llevar.

Se tardó en responder pero al final aceptó a que tuviéramos otro miembro de la familia. Este pequeñito creció y sigue viviendo con nosotras, es muy cariñoso y juguetón.

Si quieres saber más entra a APLEMSA 

FUENTES: APLEMSA, YouTube, Purina

You May Also Like..

Los parques industriales y su impacto económico

Los parques industriales, que son áreas específicas con muchas fábricas, se consideran hoy el camino hacia la rápida creación de […]

Cómo practicar la gramática inglesa que es más importante para ti

Vamos a ver un punto que puede ayudarte a que sea más eficiente tu estudio al enfocarte en los conceptos […]

Superhéroes menos conocidos que veremos pronto

Batman, Superman, Spider-man, estos son todos los nombres con los que el público general está familiarizado. Los iconos son lo […]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *