Museos de la Ciudad de México: la muerte y las momias en la CDMX

admin Uncategorized

Caminar por las calles de la CDMX no solo es estar en un río de autos y gente. Cuando llegas a caminar por sus calles con el afán de “vivir” la ciudad podrás ver en ella un mosaico muy diferente como por ejemplo su arquitectura, nombres, lugares tradicionales y el folklore.

De hecho, una de las mejores formas de conocer la ciudad es justamente visitando os diferentes museos DF.

Existe una gran oferta de museos en donde podrás ver desde juguetes, historias y pintura, hasta cosas tan peculiares y únicas que solo podrías encontrar en este país que, para muchos es todo un enigma.

Fuente: Museo del Carmen , YouTube  y Museo CDMX 

La cultura que tiene México se llega apreciar en sus diferentes recintos y existen unos tan peculiares que son ideales para fechas especiales como el Día de Muertos por ejemplo.

Durante el mes de Noviembre, los mexicanos tenemos una tradición donde honramos un ciclo de nuestra estancia en este mundo como es la muerte.

Y bueno, podrás ver desde altares y exposiciones como el poder visitar lugares que te harán reflexionar en este punto a donde todos llegaremos algún día.

Por ejemplo, puedes visitar el Museo del Carmen o visitar el Santuario de la Santa Muerte.

Para ponerte un poco en contexto en el Museo del Carmen se encontraba una antigua escuela y capilla del monasterio fueron construidas entre 1615 y 1628 por frailes carmelitas.

El edificio que solía albergar la escuela del monasterio ahora contiene una colección de arte religioso colonial.

En la cripta debajo de la escuela puedes encontrar 12 cuerpos momificados de antiguos feligreses.

Los cuerpos se dejaron en la cripta después de que la escuela se secularizara y finalmente se abandonó en 1861.

Debido a las condiciones del suelo, los cuerpos se deshidrataron y se momificaron naturalmente.

Las momias fueron descubiertas por miembros del Ejército de Liberación del Sur en busca de tesoros monásticos durante la Revolución.

Los soldados dejaron a las momias en su lugar, pero dejaron la cripta al descubierto.

En los años siguientes, los cuerpos fueron redescubiertos por personas que exploraban en secreto el decrépito edificio y se hicieron famosos entre los lugareños.

En 1929, las momias fueron colocadas en sus ataúdes de madera y vidrio forrados de terciopelo que todavía se usan en la actualidad. En 2012, la cripta fue completamente restaurada y abierta al público.

Ubicado en el centro histórico de la ciudad de México, el Santuario de la Santa Muerte es uno de los puntos de referencia más importantes para aquellos que adoran a “La mujer huesuda”.

Tres veces por semana, los creyentes se reúnen en la modesta iglesia de la calle Bravo para asistir a ceremonias que se desvían de la misa católica.

La Santa Muerte es probablemente el ídolo más popular en México después de Santa María de Guadalupe, una atención condenada por el Vaticano, quien ve la reverencia por el santo esqueleto como blasfema.

Visto de manera sospechosa por estar asociado a veces con el tráfico de drogas y la criminalidad, la Santa Muerte es el ídolo de los indigentes, el que perdió la esperanza y es rechazado por la Iglesia Católica.

La iglesia en sí contiene una gran estatua de La Santa Muerte junto al altar mayor.

En 2007, David Romo, el obispo de la Capilla, lo reemplazó en el altar real con un maniquí vestido, el Ángel de la Santa Muerte, para evitar una asociación demasiado macabra con los actos delictivos.

Visita Estancia Femsa y sigue conociendo la Ciudad de México

You May Also Like..

Añadir personalidad con arte en la pared en la habitación de tu hijo

Si eres madre es posible que hayas pasado por la etapa de pensar constantemente cómo sería la habitación de tu […]

Contando una historia muy diferente de golf

Con mis padres divorciados cuando era joven, mi madre me crió sola y solo veía a mi padre cada dos […]

¿Quieres obtener un acento británico? Sigue a estas 6 celebridades inglesas?

Mucha gente ama el sonido de un acento británico y si las clases de inglés que estás tomando no son […]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *