Viajar a la playa con dermatitis

admin Uncategorized

Aún recuerdo la última vez que fui a la playa con un brote de dermatitis, desde que llegamos a instalarnos en la habitación de uno de los hoteles en Acapulco comenzó mi martirio. No estaba controlada al cien por ciento, apenas llevaba una semana pero no podía cancelar mis vacaciones, así que con algunos brotes en los brazos y piernas me fui a la playa. Sin embargo, hice algunas cosas que evitaron que mi estancia allá fuera un fiasco total y que hoy quiero compartirles por si quieren ir a la playa sufriendo por la dermatitis. Si ya la tienes controlada, lo único que debes hacer es no exponerte a factores que te detonen la alergia, mantener la piel bien hidratada y limpia y así no sufrirás las consecuencias.

Lo primero con lo que hay que lidiar es con las miradas de los turistas, que verán las manchas rojas en tu piel con desconfianza, asco o simple curiosidad. Es difícil, lo sé, pero al final tú sabes que no es nada contagioso y a nadie más le debe importar más que a ti. Así que no te preocupes y sólo enfócate en pasarla lo mejor que puedas. Si te sientes más a gusto usando playeras de manga larga y shorts más largos hazlo. Busca algunas adecuadas para que no te queme de más el sol y te provoque comezón, lo mejor es que sean muy delgadas y de algodón, por eso de la picazón.

La sal del mar puede provocarte comezón en las zonas afectadas. ¡No te rasques! En cuanto sientas que ya no puedes estar dentro más tiempo o que la picazón es insoportable, lo mejor es que te salgas a enjuagar a alguna regadera, si puedes con jabón neutro será mucho mejor, y te cubras un rato del sol. No te expongas demasiado a factores que detonen más brotes, tu cuerpo te avisará cuando sea suficiente, descansa y después podrás disfrutar. Hablando del sol, olvídate de broncearte de más, trata de estar lo menos posible bajo el sol, quizá debajo de una palapa o sombrilla o con tu cuerpo sumergido en la alberca. Recuerdo que sentía un alivio monumental cuando el agua de la alberca era fría, era un descanso de la comezón.

Bañarte o enjuagarte constantemente es lo ideal, para que te quites los restos de sal o de arena que puedan provocarte picazón, enrojecimiento o un brote mucho peor. No es necesario que te bañes con jabón siempre, basta con que el agua elimine los restos, pero el baño completo es recomendable dos o tres veces al día, pues también el mismo sudor puede provocarte molestias. Ahora que menciono el sudor, es vital que si este te provoca comezón te mantengas fresco, sobre todo si eres una persona que suda mucho. Carga una toalla junto a ti por si sudas en alguna zona donde tengas enrojecimiento, recuerda hacerlo con palmaditas para no lastimarte al momento de frotar. Debes cuidar tu piel pero también divertirte, sé que encontrarás la forma de hacer las dos cosas.

You May Also Like..

Las múltiples caras del trabajo flexible en los espacios de coworking

Las múltiples caras del trabajo flexible en los espacios de coworking son espacios de oficinas compartidos que funcionan para crear […]

Productivo Nuevamente

Aproximadamente hace casi un año me jubile de la empresa donde trabaje por muchos años por ello me dieron un […]

Por qué los envases flexibles son tan innovadores

El empaque flexible es uno de los envases de más rápido crecimiento en la industria y no parece que el […]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *